Para los que no conozcan el salmorejo y quizás conozcan el gazpacho, les puedo decir que es un plato parecido ya que está echo a base de tomate pero más espeso, que para mi gusto está más rico. Aunque no le quiero quitar merito al gazpacho ya que seguro que habrá muchos que les pase lo contrario que a mí y les guste más el gazpacho que el salmorejo.

Como el título indica esta delicia viene de una de las ciudades más espectaculares de España: Córdoba. Curioseando por internet sobre el salmorejo, leo que en sus orígenes no llevaba tomate, cuando ahora es la base esencial de este delicioso plato, y que antes de que existieran las batidoras y los morteros este plato se preparaba machacando los alimentos con piedras (majar).

Es muy típico comerlo en verano, ya que es un plato que se sirve frío. Se suele acompañar con huevo duro, jamón y/o picatostes de pan. Muchas veces se sirve como primer plato pero a veces también para acompañar a otros como salsa, por ejemplo a la tortilla o fritos (pescado, croquetas, patatas fritas, etc.).

Esta receta calló en mis manos directamente de una cordobesa gran amiga de la familia, desde aquí le agradezco su receta porque estoy encantada.


Receta: Salmorejo cordobés

PORCIONES: 4-6 porciones / TIEMPO: 10 minutos

INGREDIENTES

1 kg. de tomates
1 diente de ajo
1 chorrito de vinagre
1 cucharada de sal (no muy llena)
200 gr. de miga de pan
150 ml. de aceite de oliva

Para acompañar:
2 huevos duros
4 lonchas de jamón serrano (o si es en taquitos mejor)

PREPARACIÓN

1. Lavamos bien los tomates, los cortamos en varios trozos, y los ponemos en el vaso de la batidora (licuadora).
* No es necesario quitarle la piel al tomate.

2. Añadimos el diente de ajo, la cucharada de sal y el chorrito de vinagre (muy poco vinagre).

3. Batimos todo muy bien (unos dos minutos).

4. Desmenuzamos el pan en trozos pequeños y lo añadimos también junto al aceite.

5. Batimos de nuevo todo muy bien (otros 2 minutos más o menos) hasta que quede una crema fina.

La consistencia debe ser espesa y cremosa. Si nos gusta más espesa podemos agregar un poco más de pan.

6. Servimos y le echamos un poco de huevo duro picado y jamón serrano por encima ¡A disfrutar!